El centro histórico fue declarado Patrimonio de la humanidad

Vistas del castillo y barrio de Latrán (Český Krumlov)

Vistas del castillo y barrio de Latrán (Český Krumlov)

Český Krumlov. Un poco de historia

Český Krumlov fue fundada allá en el siglo XIII por los Rosenberg, una familia perteneciente a la nobleza más influyente de Bohemia. Y eligieron como emplazamiento de su castillo, más bien un palacio, un lugar idílico donde el rio Moldava, serpenteaba creando amplios meandros.
Este pequeño apunte histórico, que podría parecer anecdótico tiene gran trascendencia ya que el emblema de la rosa de los cinco pétalos de los Rosemberg puede encontrarse sin demasiada dificultad en muchos edificios y sobre las puertas de Český Krumlov. Aunque donde resulta omnipresente es en el magnificente castillo, que se alza imponente en un peñasco junto al rio y domina gran parte de la ciudad.
La ciudad conserva un centro histórico, no muy extenso debido a las lógicas estrecheces de espacio que los meandros provocan, pero muy bien conservado. Es un verdadero placer perderse por el centro de Český Krumlov, aunque la pérdida será momentánea ya que el visitante, irremediablemente, acabará junto al rio que rodea y casi estrangula a la ciudad.

Calle Alta o Horní ulice en Český Krumlov

Calle Alta o Horní ulice en Český Krumlov

Centro histórico de Český Krumlov

El centro neurálgico del casco antiguo es la Plaza de la Concórdia (o Náměstí Svornosti) una pintoresca plaza casi cuadrada, rodeada de bonitos edificios renacentistas de colores pastel, muy habituales en el Sur de Bohemia. También cuenta con una columna de la Virgen del siglo XVIII, hermana pequeña de la enorme columna barroca que encontramos en la ciudad de Olomouc, unos 300km al Este.

La calle principal, atestada de palacetes, restaurantes y tiendas es la calle Alta (Horní ulice). En ella junto al Museo Municipal podemos encontrar el mejor mirador de la ciudad, desde donde contemplar el barrio de Latrán y el castillo.

Muy cerca de allí se encuentra unos de los edificios más singulares de Český Krumlov, la iglesia de San Vito (Sv. Vít) ,que sobresale airosa de entre los tejados de los edificios circundantes, alta y estrecha, obligada por las apreturas del terreno. San Vito es un magnífico ejemplo de gótico checo, mientras que en su interior destaca su recargado altar barroco.

 Puerta de Budějovice, al norte de la ciudad

Puerta de Budějovice, al norte de la ciudad

En otra de las calles más transitadas del centro, en Široká, se encuentra el Egon Schiele Art Centrum, una fundación privada que promueve el arte contemporáneo que curiosamente lleva el nombre del gran pintor expresionista Egon Schiele. El artísta se instaló aquí, la ciudad natal de su madre, pero sus pinturas de corte sensual y obsceno no agradaron a los habitantes de esta pequeña ciudad de provincias, por lo que se vio obligado a marcharse al cabo de un año.

Al Sur del Centro histórico

Cruzando el rio por el Sur, por el puente del Doctor Beneše, la ciudad pierde belleza a raudales, aunque uno puede refugiarse del ajetreo de los turistas en el conocido como Parque de la ciudad (Městský park), que ocupa todo un recodo del rio. Allí se asienta la capilla de San Martín, cubierta de colores pastel y bonita a su modo, en su absoluta modestia.

Gastronomía checa

Si el hambre aprieta es ineludible probar la gastronomía local, probablemente una de las mejores de la República checa. Déjese aconsejar por su guía o arriésguese llevado por su instinto y entre en algún restaurante repleto de gente local. Aquí podrá degustar carnes poco habituales como el faisán, cocinas exóticas como la cíngara o dulces sabrosos como los trdelnik, una especie de rosquilla helicoidal de pan dulce con canela que se venden en pequeñas tiendas a pie de calle.

Barrio de Latrán y el castillo

Al norte, en el otro extremo del centro histórico se encuentra el pequeño pero encantador barrio de Latrán, apretujado entre el Monasterio franciscano y el descomunal complejo del castillo que bordea gran parte del meandro por su parte exterior. La torre rayada de la iglesia de San Jost, situada junto al rio, es quizá el edificio más representativo de Latrán.

 Vistas desde la torre del castillo de Český Krumlov

Vistas desde la torre del castillo de Český Krumlov

El castillo cuenta con varios espacios bien diferenciados: la torre, el museo, las estancias del castillo, el teatro barroco, los jardines… cada uno con horarios distintos por lo que conviene organizar la visita con antelación. En cualquier caso no hay que perderse la subida a la torre, ya que las vistas desde allí resultan espectaculares.

Tras la imprescindible visita al castillo, no es mala idea atravesar la puerta más bonita de la ciudad la de Budějovice, bajo la que puede observarse como un pequeño afluente muere en el Moldava. Allí en el Jardín de los ciervos se puede disfrutar de una bonita estampa de los tejados rojos y la torre del castillo.

Enlaces de interés

Český Krumlov
Tipos de visitas al Castillo
Egon Schiele Art Centrum
¿Qué es el Trdelnik?
Restaurante cíngaro
Restaurante U dwau Maryí (con vistas al castillo)

Diario de viaje a República checa:

Día 1. Planificando el viaje a Praga y la República Checa.
Día 2. Subida al barrio del Castillo de Praga y al monte Petrín.
Día 3. El Barrio Judío y la Ciudad Vieja de Praga.
Día 4. La Praga menos turística: Vyšehrad, Nové Město y el Palacio de exposiciones.
Día 5. Kutna Hora y Litomyšl. Iglesias y palacios patrimonio de la Humanidad
Día 6. Las ciudades más hermosas de Moravia: Olomouc y Kroměříž
Día 7. Por el Sur de la República checa: Cuevas, abismos y pueblos de cuento
Días 8-9. Český Krumlov. Una de las ciudades más bellas de Europa
Mapas de Praga y Olomouc