Turismo rural, ruinas romanas, arte románico y naturaleza a orillas del río Ebro
La espléndida colegiata de Cervatos

La espléndida colegiata de Cervatos

Considerada la puerta de acceso a Cantabria desde Castilla, la comarca de Campoo – Los Valles es una tierra agreste y poco poblada, pero plagada de atractivos naturales y con un gran patrimonio histórico y artístico.

La capital de esta comarca, la más meridional de Cantabria, es Reinosa con algo más de 8600 habitantes. Esta localidad cuenta con todo tipo de servicios y está bien comunicada por carretera y ferrocarril, por lo que puede ser una buena base para explorar los interesantes alrededores.

Ruinas de Juliobriga

Ruinas de Juliobriga

Las altas cordilleras que recorren el sur cántabro determinaron ya desde antiguo, que estos valles fueran el paso natural entre la meseta castellana y la costa. Por ello, esta región tuvo gran importancia en el pasado, algo que resulta muy evidente al constatar su ingente cantidad de monumentos y restos arqueológicos que ofrecen una buena oportunidad para el turismo rural y cultural.

Aquí encontramos las ruinas de Julióbriga, quizá la ciudad romana más importante de Cantabria y a pocos kilómetros la colegiata de Cervatos, uno de los templos más significativos del románico español.

Muy cerca de los límites con la provincia de Palencia se conservan varias iglesias con magníficas pinturas góticas en su interior y también insólitas ermitas excavadas en la roca. Todo ello tan poco conocido y visitado que resulta inexplicable.

Esto son solo algunos de los muchos atractivos de una región de belleza áspera, a menudo olvidada, salpicada de pequeñas aldeas. Con todo ello puede realizarse una magnífica escapada en coche (o road trip) de unos dos o tres días.

Iglesia de San Juan Bautista en Mata de Hoz (Valdeolea)

Pinturas góticas de la iglesia de San Juan Bautista en Mata de Hoz (Valdeolea)

Se pueden realizar varias actividades y visitas guiadas en Reinosa y su entorno con Civitatis.

Breve historia

A finales del Neolítico se instalaron aquí grupos de agricultores y ganaderos en el valle del río Camesa. De aquella época se conservan ocho menhires alejados unos de otros, pero con una clara disposición en línea recta. Los científicos han considerado diversas hipótesis: bien podrían tener un propósito astronómico o simplemente marcaban un camino.

La penetración del imperio Romano en Cantabria se llevó a cabo por estos valles y por ello aquí encontramos los vestigios más relevantes de esta civilización. Todavía quedan tramos de la antigua calzada romana que aprovechando el valle del río Besaya se dirigía a las localidades costeras de Portus Blendium (Suances) y Flaviobriga (Castro Urdiales).

Castillo de Argüeso, muy cerca del nacimiento del Ebro

Castillo de Argüeso, muy cerca del nacimiento del Ebro

Pero es la antigua ciudad de Julióbriga, en el sur de Cantabria, la que conserva unos restos de mayor entidad, a pesar de haberse excavado sólo una pequeña parte.
Durante la Edad Media esta comarca tuvo numerosos señores feudales castellanos, entre los que parece ser estuvo El Cid.

Este territorio dependía de la Merindad de Aguilar de Campoo (en la actual provincia de Palencia). Y no fue hasta 1481, en tiempos de los Reyes Católicos, que la Merindad de Campoo, con capital en Reinosa, se desligó de Aguilar de Campoo.

Durante un tiempo entre los siglos XVIII y XIX, Campoo formó parte de la dispersa provincia de Toro. Pero esta provincia desapareció finalmente con la reordenación territorial de principios del siglo XIX. De este modo Reinosa y la Merindad de Campoo se integraron finalmente en la provincia de Santander.

Calle Mayor de Reinosa

Calle Mayor de Reinosa

Qué ver en Campoo -Los Valles

Reinosa

Reinosa ha sido tradicionalmente una ciudad industrial, en especial en los sectores de la metalurgia (La Naval) y la alimentación (Cuétara). Y sus atractivos turísticos están más en los alrededores que en la propia ciudad. Sin embargo, merece la pena dar un paseo por sus calles más ilustres, especialmente la Avenida Puente de Carlos III y la agradable Calle Mayor, plagada de cafeterías y tiendas añejas.

El monumento de mayor interés es quizá la iglesia de San Sebastián, uno de los templos barrocos más relevantes de Cantabria. Se construyó entre los siglos XVI y XVIII por lo que posee elementos propios de otros estilos, como las bellas bóvedas de crucería del interior.

Junto a la portada principal, todavía puede verse una polémica inscripción falangista con el listado de los caídos del bando franquista en la Guerra Civil.

Una calle más allá nos tropezamos con la Plaza de España, la más bonita de Reinosa, con algunos edificios porticados, entre ellos el pétreo Ayuntamiento.

'La Llanuca' en el yacimiento arqueológico de Juliobriga

‘La Llanuca’ en el yacimiento arqueológico de Juliobriga

Julióbriga

A apenas 4 kilómetros de Reinosa, sobre un páramo desolado y azotado por los vientos, se extienden los restos de la ciudad romana de Julióbriga (Ivliobriga).
Junto a ella se ha levantado una réplica de una casa romana (Domvs romana) inspirada en la Casa de los Morillos encontrada en la propia Julióbriga.

Se calcula que apenas se ha excavado entre un 5 y un 10% de la antigua ciudad romana, por lo que sólo se han sacado a la luz cimientos, parte de muros y algunas columnas. Pero los historiadores creen que todavía están por descubrir los edificios más significativos, entre los que se supone habría un teatro. Sin embargo, sería preciso nuevas partidas presupuestarias para continuar las excavaciones.

El yacimiento puede visitarse por libre, pero resulta casi imprescindible realizar la visita guiada, ya que es la que da sentido y valor a las ruinas de Julióbriga.

La zona más interesante es la conocida como “La Llanuca” donde se han descubierto tres grandes casas y una calle principal porticada (tabernae) con numerosas tiendas de todo tipo. Aquí se conservan seis impresionantes pilares que son la imagen más representativa del yacimiento arqueológico.

Portada de la Colegiata de Cervatos

Portada de la Colegiata de Cervatos

En la intersección de las dos calles principales encontramos el foro, con los restos del templo de Júpiter. Junto al foro se levantó siglos después la bonita iglesia románica de Santa María, con una curiosa escalera que lleva a la espadaña.

En la zona oeste se pueden visitar los restos de dos viviendas conocidas como la Casa de los Morillos y la Casa de los mosaicos en las que se ve la estructura de las construcciones y numerosas basas de columnas.

Puedes consultar los horarios de las visitas guiadas en la página oficial de los Centros culturales de Cantabria.

Colegiata de Cervatos

Uno de los monumentos románicos más destacados de Cantabria, es sin duda, la colegiata de Cervatos. Se construyó entre los siglos XII y XIII, como parte de un próspero monasterio ya desaparecido.

La colegiata de San Pedro de Cervatos es principalmente conocida por ser la iglesia románica con más elementos eróticos de España, un tema especialmente escaso en los templos cristianos, por razones obvias. Sin embargo, esta singularidad se torna casi anecdótica teniendo en cuenta el magnífico conjunto escultórico de la colegiata.

La portada es extraordinaria, ya que posee una elaborada decoración de flores de cuatro y cinco pétalos en el dintel y el tímpano. Y entre medias relieves con tres pares de leones enfrentados. Sobre la portada se sitúa una larga hilera de canecillos de muy distintas temáticas (varios animales, músicos, acróbatas y alguno erótico).

Figuras eróticas en la Colegiata de Cervatos

Figuras eróticas en la Colegiata de Cervatos

Aunque son los capiteles de las columnillas de la ventana del lado sur los que poseen las figuras más explicitas, con una mujer y un hombre mostrando sus sexos. Existen muy diversas teorías en torno al gran número de imágenes eróticas de Cervatos. Algunas hipótesis afirman que pretendían ser lecciones morales dirigidas a los fieles, por el contrario otras teorías sugieren que en aquellos tiempos de escasa población se deseaba incentivar la procreación.

El interior también muy atractivo, se puede visitar con cita previa. La cabecera es la única parte que mantiene el estilo románico original y en ella destaca un conjunto de preciosos capiteles que pueden observarse a la altura de los ojos.

Pinturas góticas de Valdeolea

El municipio de Valdeolea, lindante con Palencia es un extenso territorio formado por el pueblo de Mataporquera y otra veintena de diminutas aldeas.

Es una zona muy poco explotada turísticamente, que sin embargo posee una ingente cantidad de patrimonio histórico y artístico. Dentro del municipio podemos encontrar el yacimiento arqueológico de Camesa-Rebolledo, la ruta de los menhires, varios puentes e iglesias medievales. Pero muy especialmente la ruta de las tres iglesias románicas con pinturas góticas en su interior, datadas a finales del siglo XV.

Para poder visitar el interior de estas iglesias es imprescindible ponerse en contacto con el Ayuntamiento de Valdeolea y reservar una visita guiada.

Pinturas góticas en el ábside de la iglesia de Santa Olalla

Pinturas góticas en el ábside de la iglesia de Santa Olalla

Los frescos de las tres iglesias cántabras (Las Henestrosas, San Juan Bautista y Santa Olalla) están íntimamente ligados a otros situados al norte de la provincia de Palencia. De hecho, se deben casi con seguridad al mismo autor, conocido como maestro de San Felices, porque firmó las pinturas de la iglesia de San Felices de Castillería.

Los frescos de la iglesia de Santa María la Real cerca del pueblo de Las Henestrosas de las Quintanillas muestran escenas bíblicas (la matanza de los inocentes, la huida a Egipto…) pero también otras profanas con músicos y batallas.
La iglesia de San Juan Bautista en Mata de Hoz se centra en la figura de San Juan y la Virgen.

Pero es la iglesia de Santa Olalla, en la aldea de La Loma, la que cuenta con unas pinturas más impresionantes y en un buen estado de conservación.

Los frescos cubren por completo la bóveda y las paredes del ábside. Son casi una veintena de escenas enmarcadas, casi como si fueran viñetas de un cómic. El autor dio especial importancia a dos escenas enfrentadas en cada lateral del ábside, por un lado: “La última cena” y por otro una representación del infierno realmente atroz. Posiblemente una de las primeras representaciones del infierno y el diablo de estas características que se conservan en España.

Una visita más que recomendable en el sur de Cantabria a uno de los conjuntos más significativos de pintura gótica en España.

Iglesia de Santa Olalla, una de las varias iglesias románicas de Valdeolea

Iglesia de Santa Olalla, una de las varias iglesias románicas de Valdeolea

Castillo de Argüeso

Mientras que Cantabria posee un abultado número de iglesias medievales apenas cuenta con un puñado de torreones y castillos. Quizá porque pronto, ya en el siglo VIII, las fronteras entre los reinos cristianos y musulmanes se desplazaron hacia el sur.

El castillo de Argüeso o de San Vicente, sí que merece, en todo caso, estar entre los castillos más impresionantes del norte español. Situado a apenas 10 kilómetros de Reinosa gobierna un vasto territorio desde la cumbre de un altozano.
Según parece se construyó en primera instancia un torreón allá por el siglo XIII al que se le añadió una segunda torre después. La fortificación fue completándose hasta tomar la forma de castillo ya en el siglo XV.

El castillo de Argüeso fue la morada de Leonor de La Vega, una de las nobles más prominentes de la época. Leonor fue madre del célebre poeta y militar Íñigo López de Mendoza y de la Vega conocido como el Marqués de Santillana.

El castillo muestra su cara más imponente desde el patio de armas, con sus dos torreones a cada lado. El interior, sin embargo, es algo decepcionante ya que se encuentra muy restaurado y ambientado sin ningún rigor histórico. Sí que merece la pena, en todo caso, subir a la torre del homenaje y contemplar las admirables vistas.

A tan sólo 6 kilómetros se encuentra el Centro de Interpretación del Románico instalado en el interior de la bonita iglesia de Santa María La Mayor. La exposición hace un recorrido didáctico por el arte románico de Cantabria.

Vista del castillo de Argüeso desde el patio de armas

Vista del castillo de Argüeso desde el patio de armas

Valderredible

En el extremo sur de Cantabria se desparrama Valderredible, el municipio más extenso y uno de los menos poblados de la comunidad autónoma. Un territorio muy reconocible en el mapa con multitud de entrantes y salientes como dedos temblorosos sobre las provincias de Palencia y Burgos.
Entre su patrimonio más singular destaca una media docena de iglesias rupestres excavadas en la blanda roca caliza y que se cree que se construyeron en los albores del cristianismo.

La más grande e interesante es la iglesia de Santa María de Valverde que acoge un Centro de interpretación de las ermitas rupestres y una necrópolis aneja.

El otro gran monumento del municipio es la bonita colegiata de San Martín de Elines, una de las mejores muestras del románico en territorio cántabro pero que queda lamentablemente algo alejada de las carreteras principales.

Naturaleza

A caballo entre Cantabria y Burgos también pueden encontrarse parajes naturales de una gran belleza como el robledal del Monte Hijedo, una de las mayores extensiones de bosque de roble albar de España.

Iglesia de San Sebastián en Reinosa

Iglesia de San Sebastián en Reinosa

No muy lejos se encuentra el pantano del Ebro, uno de los más extensos de España y que es un enclave vital en el norte peninsular para las aves acuáticas. Apenas diez kilómetros aguas arriba está el nacimiento del Ebro que forma un pequeño lago junto al pueblo de Fontibre.

El enorme y abrupto Parque Natural Saja-Besaya se extiende por varias comarcas y su parte meridional pertenece a la de Campoo. Aunque ya fuera de la comarca de Campoo bien merece una visita la encantadora Bárcena Mayor, considerado uno de los pueblos más bonitos de Cantabria.
La comarca de Campoo cuenta con docenas de rutas de senderismo que pueden consultarse en la web de Sur de Cantabria.

Dónde dormir

Ciertamente no es una región con abundancia de alojamientos por lo que conviene reservar con cierta antelación. Sí que es cierto que en el extremo noroccidental donde se halla la estación de esquí de Alto Campoo hay varias casas rurales y apartamentos turísticos que se suelen llenar en invierno.

Un buen lugar para explorar la comarca de Campoo es su capital Reinosa, que cuenta con varios hoteles. Una de las mejores opciones es la Posada Villa Rosa situada junto a la estación de ferrocarril y con una buena relación calidad/precio.

Quiero agradecer a Óscar Ruiz de Cantabria Románica sus estupendas recomendaciones.
Artículo escrito por David

Mapa: Qué ver en Campoo – Los Valles (Cantabria)

Capitel del interior de la colegiata de Cervatos

Capitel del interior de la colegiata de Cervatos

España (zona Norte):

Consejos para Viajar por España:

Asturias:
Oviedo prerrománico
Proaza y Bandujo
El concejo de Teverga

Cantabria:
Cabuérniga
Campoo – Los Valles
Liérganes
Santillana del Mar

Galicia:
Allariz (Orense)
A Coruña
Costa Ártabra (A Coruña)
Lugo (Arde Lucus)
Muros, Carnota y Ézaro
De Muxia a Camariñas
Santiago de Compostela
Pueblos bonitos de A Coruña