Una joya poco conocida de la República checa
Vista de la ciudad de Olomouc, con el Ayuntamiento y columna de la Trinidad

Vista de la ciudad de Olomouc, con el Ayuntamiento y columna de la Trinidad (Foto: skitz_cz/Pixabay)

Comparte en:


A unos 250 kilómetros al Sureste de Praga, en el corazón de la región de Moravia, se encuentra la ciudad de Olomouc.

Pese a que Olomouc apenas alcanza los 100.000 habitantes, su centro histórico es el segundo de mayor tamaño de la República Checa (después de Praga) y uno de los más hermosos de Centroeuropa.

Columna de la Santísima Trinidad (Olomouc)

Columna de la Santísima Trinidad (Olomouc)

Destaca su magnífica plaza Alta (Horní námesti), con su ayuntamiento en mitad de ella y una impresionante Columna de la Trinidad que es única en el mundo. Y que fue merecidamente declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Otro de sus grandes atractivos es el puñado de preciosas fuentes barrocas que salpican todo el casco antiguo y por las que antiguamente se la conoció como la Ciudad de las fuentes.

Un poco de historia

En los primeros siglos de nuestra era, parece ser que en esta zona a orillas del Morava ya existieron asentamientos romanos y posteriormente eslavos.
El río Morava cruza de norte a sur la región de Moravia, a la que da nombre y desagua más al sur en el caudaloso Danubio muy cerca de Bratislava.

Obispado de Olomouc

Con la fundación del obispado de Olomouc en 1063 la ciudad comenzó a adquirir verdadera relevancia.
El obispo construyó en Olomouc un suntuoso palacio románico, que hoy alberga el Museo de la Archidiócesis. El obispado adquirió además gran cantidad de tierras en los alrededores y llegó a ser uno de los más prósperos y ricos del país.

Catedral de San Wenceslao e Iglesia de Nuestra señora de las Nieves

Catedral de San Wenceslao e Iglesia de Nuestra señora de las Nieves (Foto: Patryk_Kuzior/Pixabay)

Olomouc se convirtió en un importante centro de poder y comercio, bajo el mandato de la dinastía de Premislidas, que gobernó sobre Bohemia, Moravia y otros territorios cercanos durante más de cuatro siglos. Precisamente Wenceslao III, el último rey de esa dinastía fue asesinado en esta ciudad.

Edad de Oro de Olomouc

A mediados del siglo XV se produjo en Olomouc una violenta ola de antisemitismo, como ya había sucedido en otras grandes ciudades europeas, como Toledo. Hasta que finalmente se decretó la expulsión de los judíos de Olomouc en 1454.

Pese a ello, este hecho coincide con lo que se considera el principio de la Edad de Oro de la capital morava. Se fundó la Universidad Palacký, la segunda más antigua de la República Checa y se levantaron un puñado de hermosos palacios renacentistas.

A principios del siglo XVII Olomouc contaba con cerca de 30.000 habitantes y era una de las grandes ciudades centroeuropeas.

Decadencia y monumentos barrocos

La Guerra de los 30 años trajo consigo la invasión de las tropas suecas, que ocuparon la ciudad durante 8 años. Cuando estas abandonaron Olomouc en 1650, la ciudad estaba casi completamente devastada y la población se había reducido a apenas 1765 personas.

Calle Školní, con la torre del Ayuntamiento al fondo

Calle Školní, con la torre del Ayuntamiento al fondo

Brno, se convirtió en la capital de Moravia y Olomouc tardó décadas en recuperar su antiguo esplendor.

Sin embargo, a este periodo pertenecen los monumentos artísticos más sobresalientes de Olomouc: Las seis fuentes barrocas, la Iglesia de San Miguel y la Columna de la Santísima Trinidad.
A mediados del siglo XVIII la ciudad fue amurallada y convertida en una fortaleza, convirtiéndose en un importante centro militar del Imperio Austro-húngaro.
La orden de expulsión de los judíos fue, por fin, anulada en 1848, por lo que más de un millar de hebreos volvieron a la urbe.

El último siglo

Las dos Guerras mundiales trajeron serias tensiones étnicas ya que existía una importante minoría de origen alemán en Olomouc.
En marzo de 1939 la Alemania de Hitler invadió diversos territorios limítrofes como Bohemia, la antigua Memel (Lituania) y también Moravia.

La ocupación de Olomouc, el 15 de marzo del 39 se produjo de manera súbita y sin oposición, probablemente auspiciada por la población alemana local. De hecho, al mediodía de ese mismo día, las esvásticas ya ondeaban en el ayuntamiento.

Más de 2000 habitantes judíos de la ciudad murieron en campos de concentración. Mientras que después de la guerra, la gran mayoría de los alemanes de la ciudad fueron expulsados.
El estado de Checoslovaquia al que pertenecía Olomouc quedó instalado en el bloque comunista. Y la mayor parte de su patrimonio histórico y artístico quedó en estado de abandono. De este periodo es destacable, sin embargo, el reloj astronómico instalado en el Ayuntamiento.

Tras el colapso del comunismo y la Revolución de terciopelo de 1989 poco a poco se fue recuperando la ingente riqueza artística de la ciudad. Prueba de ello es la designación en el año 2000 de la Columna de la Trinidad como Patrimonio de la Humanidad.

Ayuntamiento y columna de la Trinidad en la Plaza Alta (Horní námesti)

Ayuntamiento y columna de la Trinidad en la Plaza Alta (Horní námesti)

Qué ver en Olomouc

Ciertamente el centro histórico de Olomouc no puede compararse con la majestuosidad de Praga. Aquí no encontraremos el espectacular Puente Carlos o el monumental castillo de Praga.
Sin embargo, al contrario de la capital checa, Olomouc con un turismo mucho más moderado, conserva un encanto y una autenticidad que aquella ha perdido en buena medida.

El centro histórico, con sus callejuelas empedradas, rodeadas de edificios históricos y con apenas tráfico, posee un encanto innegable. De hecho, a menudo pueden descubrirse sus rincones más pintorescos en total soledad.

Y es que Olomouc permanece todavía lejos de las rutas más turísticas y masificadas a pesar de su incontestable belleza.
Aquí apenas se encuentran tiendas dirigidas al turista y el viajero podrá mezclarse con los lugareños incluso en las tabernas o restaurantes más céntricos.

Reloj astronómico del Ayuntamiento de Olomouc

Reloj astronómico del Ayuntamiento de Olomouc

La Plaza Alta (Horní námesti)

El núcleo del casco histórico de Olomouc es sin duda su espléndida Plaza Alta y en la que se encuentran los monumentos más representativos de la ciudad.

Está rodeada de elegantes edificios, entre ellos algunos palacios renacentistas y barrocos. Como el Palacio de Edelmann (Horní námesti 5), con una fachada repleta de decoraciones florales y motivos bíblicos. Y el Palacio de Petrás (Horní námesti 25), de estilo barroco, en el que destacan los dos atlantes que custodian su entrada.

El Ayuntamiento

En mitad de la plaza, se halla el pintoresco Ayuntamiento (Radnice) levantado en 1378 y con su distintiva torre acabada en una fina aguja.
En su interior se conserva la preciosa capilla de San Jerónimo de estilo gótico tardío. La torre es visitable y desde ella se disfruta de una panorámica excepcional del centro de Olomouc.

En uno de los costados puede verse un reloj astronómico realmente singular. Originalmente databa del siglo XV, pero fue muy dañado en la Segunda Guerra Mundial y en la actualidad sólo la maquinaria interna es original.

Niños jugando en la Fuente de Hércules (derecha). Al fondo la columna de la Trinidad

Niños jugando en la Fuente de Hércules (derecha). Al fondo la columna de la Trinidad

En 1955 se rehízo su exterior con un mosaico de clara estética comunista. En él pueden verse diversos personajes ataviados con trajes tradicionales, así como un obrero y un químico en la parte inferior.

Mientras que en las dos esferas de mayor tamaño aparecen los signos del zodiaco y en la otra un calendario en la que muestra entre otras cosas, los cumpleaños de Stalin y Gottwald (un político comunista checo de la época).

La columna de la Trinidad

Este excepcional grupo escultórico barroco es el más grande en su clase de toda Europa Central. El arquitecto y escultor local Václav Render trabajó en la Columna de la Trinidad desde 1716 hasta su muerte, casi 20 años después. Pero el monumento no se finalizó hasta 1754 y a su inauguración asistieron el emperador y su esposa.

Esta magnífica obra monumental cuenta con más de 30 esculturas de santos, ángeles, otras figuras y relieves. La columna alcanza los 32 metros de altura, lo que puede provocar más de un dolor de cuello al levantar la vista.

En lo alto del monumento domina el grupo de la Trinidad: un anciano Dios padre junto a Cristo portando la cruz y en el centro: la paloma del Espíritu Santo sobre un sol resplandeciente. Rodear y admirar los detalles la Columna de la Trinidad supone una clase magistral del arte barroco.

La Columna de la Santísima Trinidad de Olomouc se erigió en agradecimiento al fin de una terrible epidemia que había asolado Moravia años antes. Estas columnas de la peste son relativamente comunes en Europa central y pueden encontrarse otros magníficos ejemplos, en localidades no muy lejanas como Banská Štiavnica, en Eslovaquia.

Fuente de Neptuno (Plaza Menor o Dolní námesti)

Fuente de Neptuno (Plaza Menor o Dolní námesti) (Foto: Jan Polák)

Las fuentes barrocas

Olomouc posee 6 magníficas fuentes barrocas, dedicadas a diversos personajes mitológicos, repartidas por varias de sus emblemáticas plazas, por lo que vale la pena recorrer también esa pequeña ruta.

Muchos han querido ver en ellas el renacer de la ciudad, ya que se construyeron algunos años después de que la ciudad quedara arrasada tras la Guerra de los 30 años.
Todas se levantaron entre finales del siglo XVII y principios del XVIII, y el autor de varias de ellas fue Václav Render, el mismo artista que comenzó la Columna de la Santa Trinidad.

En la plaza Alta (Horní námesti) se hallan dos de estas fuentes, situadas en torno al Ayuntamiento.
Una está dedicada al héroe griego Hércules y ocupa un lugar privilegiado, cerca de la columna de la Trinidad y frente al reloj astronómico.

La otra muestra al emperador romano Cayo Julio César a caballo, considerado el mítico fundador de la ciudad. Según parece, la fuente está inspirada en una estatua ecuestre de Bernini que se halla en el Vaticano.

Plaza Menor o Dolní námesti al anochecer

Plaza Menor o Dolní námesti al anochecer

Las demás fuentes están dedicadas a otros tantos dioses de la mitología: Neptuno, Júpiter, Mercurio, los Tritones.

La fuente de Neptuno, erigida en 1683, la más antigua de todas, es también de las más impresionantes. El Dios romano simboliza apaciguar las aguas con su tridente y proteger la ciudad sobre cuatro caballitos de mar.

Paseo por el Centro histórico

A espaldas del Ayuntamiento y casi derramándose desde la Plaza Alta se encuentra la casi triangular Plaza Menor (Dolní námesti). Aquí se hallan otras dos fuentes preciosas, la citada de Neptuno y otra coronada por el dios Júpiter.

La Plaza Menor también cuenta con su propia columna, aunque esta es mucho más pequeña y consagrada a la Virgen María.
Merece la pena pasear por ella a cualquier hora, ya que también está rodeada de bonitas casas antiguas, pintadas en tonos pastel.

Catedral de San Wenceslao en el Castillo de Olomouc

Catedral de San Wenceslao en el Castillo de Olomouc

No es mala idea perderse por sus calles aledañas, las más pintorescas de todo el centro histórico. Quizá nos topemos con la elegancia barroca de la iglesia de San Miguel o con la modernista Villa Primaresi, influida por la Secession vienesa. O acabemos en Školní, un callejón empedrado lleno de arcos que desemboca frente a la torre del Ayuntamiento.

Mucho menos atractiva resulta la Plaza de la República (Námesti Republiky), quizá porque a diferencia de las otras está abierta al tráfico y se utiliza como aparcamiento. Aunque en su centro se levanta la fuente de Los Tritones y a pocos pasos se hallan instituciones tan emblemáticas como El Museo de Historia, el Palacio Arzobispal y la Universidad.

Muy cerca de la Plaza Alta queda la última de las fuentes, dedicada al Dios Mercurio, aunque encajonada en una plazuela justo al lado de un moderno centro comercial.
Un poco más allá encontramos uno de los templos más importantes de Olomouc, la iglesia de San Mauricio. Se levantó en 1412 en estilo gótico, aunque su robusta torre quizá recuerda más a una fortaleza que a un templo cristiano.

Palacio episcopal románico y Museo de la Archidiócesis

Palacio episcopal románico y Museo de la Archidiócesis

Castillo de Olomouc

En el extremo oriental del centro histórico, sobre una colina cercana al río Morava, se asienta un complejo de edificios históricos conocidos como castillo de Olomouc (Olomoucký Hrad).
Aunque en la colina de San Wenceslao ya no queda mucho que recuerde a un castillo fortificado, lo cierto es que aquí se encuentran los vestigios más antiguos de la ciudad.

Destaca, por su gran altura, la imponente Catedral de San Wenceslao (Katedrála sv. Václava), románica y gótica en sus orígenes. Aunque posteriormente fuera reconstruida en estilo neogótico a finales del siglo XIX. Conserva, sin embargo, un pequeño y coqueto claustro gótico, algunas capillas barrocas y la campana de San Wenceslao, la más grande de Moravia.

Cobijados junto a la catedral aparecen el resto de edificios, formando exteriormente una construcción bastante compacta. En primer lugar, la capilla de Santa Ana reconstruida en estilo barroco manierista.

Junto a la capilla se encuentra el Palacio episcopal románico (Románský biskupský palác) también conocido como Palacio de los Premislidas porque albergó la residencia de varios reyes de esa dinastía.

Se trata del edificio románico más importante de toda la República Checa, aunque su aspecto externo no aparente gran interés, conserva preciados tesoros en su interior. En especial algunos muros y arcos románicos con hermosos capiteles, además de la capilla gótica de San Juan Bautista con pinturas murales de principios del XVI.

Sala del Museo de la Archidiócesis

Sala del Museo de la Archidiócesis

El palacio forma parte en la actualidad del anexo Museo de la Archidiócesis (Arcidiecézní muzeum) que es el tercer edificio del conjunto.
La visita a este museo muestra por un lado una excepcional colección de arte religioso de la región de Moravia para después adentrarse en el palacio románico.

El Museo se ha adaptado a la estructura y los recovecos del antiguo Palacio de los Premislidas, por lo que a menudo no es sencillo seguir el itinerario de la visita. Afortunadamente, casi en cada sala, suele haber una adorable señora que indica con una gran sonrisa la dirección que debe tomarse.

Dónde tomar algo y comer

Muy cerca de la Plaza Menor (Dolní námesti), en la retorcida calle Uhelná hay decenas de tabernas y cervecerías donde los checos se suelen reunir en torno a una cerveza o un vino.

Con el buen tiempo las terrazas desbordan estas calles empedradas y peatonales y lo convierten en un sitio estupendo para tomar algo al anochecer. Existe incluso un pasaje que conecta Uhelná ulice con la Dolní námesti, también repleto de cervecerías.

En esta zona también se pueden encontrar un buen puñado de restaurantes. Pero si se desea cenar en una taberna tradicional una de las mejores opciones es sin duda la Svatováclavský pivovar. Algo así como Cervecería de San Wenceslao que está cerca de la catedral del mismo nombre y que ofrece una excelente cocina checa. La taberna está decorada a la manera tradicional con mesas de madera y unas enormes cubas de cerveza en un costado.

Dónde dormir en Olomouc

En el centro histórico se concentran los pequeños hoteles y las pensiones mientras que en los barrios más modernos se suelen situar los hoteles de gran tamaño y los apartamentos turísticos. Merece la pena hospedarse en el centro, ya que los precios no son abultados y suelen ser alojamientos con mucho más encanto.

La calle května bordea el centro histórico al norte

La calle května bordea el centro histórico al norte

La Pensión U Jakuba está instalada en un bonito edificio a dos pasos de la Plaza Alta. Los interiores son modernos con muebles tipo Ikea pero con habitaciones muy amplias y cómodas.

Si se prefiere un hotel rústico y tradicional decorado con mobiliario de madera antiguo, una buena opción es la Pensión Royal, justo enfrente del Castillo de Olomouc.

Enlaces de interés:
Olomouc turismo
Turismo República Checa
Museo de la Archidiócesis
The fountains of Olomouc
Cervecería San Wenceslao

Callejuelas de Olomouc con la Iglesia de San Miguel al fondo

Callejuelas e Iglesia de San Miguel al fondo (Foto: Learen/Pixabay)

Diario de viaje a la República checa:

Planificando el viaje a Guía de la República Checa.
Planificando el viaje a Praga y la República Checa.

Subida al barrio del Castillo de Praga y al monte Petrín.
El Barrio Judío y la Ciudad Vieja de Praga.
La Praga menos turística: Vyšehrad, Nové Město y el Palacio de exposiciones.

Kutna Hora y Litomyšl. Iglesias y palacios patrimonio de la Humanidad
Olomouc, la ciudad más bella de Moravia y su columna de la Trinidad
Por el Sur de la República checa: Cuevas, abismos y pueblos de cuento
Český Krumlov. Una de las ciudades más bellas de Europa
El castillo de Karlštejn y otros 3 lugares singulares al sur de Praga

Mapas de Praga y Olomouc
Algunos alojamientos en la República Checa:
Cómo reservar alojamientos y hoteles con encanto sin gastar un dineral.


Comparte en: