Situado junto al abrupto Parque Natural de las Sierras Subbéticas
Vista desde el castillo de Zuheros y el cañón del río Bailón al fondo

Vista desde el castillo de Zuheros y el cañón del río Bailón al fondo

Comparte en:


A Zuheros se llega por sinuosas carreteras secundarias flanqueadas de olivares. Oculto en lo más profundo de las estribaciones de las Sierras Subbéticas aparece, por fin, el pueblo.

Su castillo, encaramado en lo alto de un peñasco resulta visible a lo lejos. Mientras que, a sus pies, desparramado por la ladera de la montaña se extienden las casas, todas bajas y encaladas de un blanco níveo.

La estampa de Zuheros es pintoresca, magnífica, por lo que no es extraño que figure entre los pueblos más bonitos de España. Una asociación a la pertenecen apenas un centenar de pequeñas localidades españolas con mucho encanto.

Calleja junto al mirador de la villa

Calleja junto al mirador de la villa

Aunque Zuheros empieza a ser conocido, es un lugar tranquilo prácticamente todo el año. Este pueblo de apenas 650 habitantes censados, cuenta con un par de pequeños hoteles y unas pocas casas rurales. Pero, aunque se encuentra relativamente cerca de localidades importantes como Priego de Córdoba o Lucena mantiene todavía un cierto aire remoto.

Es, por tanto, un lugar perfecto para buscar tranquilidad y desconectar de las preocupaciones. Y también puede servir como base para explorar el inmenso Parque Natural de las Sierras Subbéticas, cuyos límites comienzan justo tras la última casa del pueblo.

Un poco de historia

Allá por el siglo IX, cuando el Emirato de Córdoba dominaba casi toda la península Ibérica, se levantó un castillo sobre un risco en este enclave casi inexpugnable. Al asentamiento que surgió en torno al castillo se le llamó Sujayra (صخرات, algo así como Roca o Peña grande). Además, desde aquí se podía controlar la cercana y vital ruta que unía Córdoba y Granada.

Vista de Zuheros desde la alto del castillo

Vista de Zuheros desde la alto del castillo

En 1240 el rey Fernando III conquistó esta plaza, convirtiéndose en uno de los bastiones cristianos junto a la frontera con el reino nazarí. Por lo que amplió la muralla que protegía a la localidad, al tiempo que el nombre árabe de Sujayra derivó al de Zuheros.

El señorío de Zuheros pasó en el siglo XV a manos de la influyente familia de los Fernández de Córdoba, que controlaban buena parte de la región.

En la actualidad la economía del pueblo se basa en la agricultura, especialmente en torno al aceite de oliva y también en la ganadería, en la que destaca la elaboración de quesos. En los últimos años ha empezado a despuntar el turismo, sobre todo tras la declaración de Zuheros como Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjunto Histórico-Artístico.

El imponente castillo Zuheros tiene origen árabe

El imponente castillo Zuheros tiene origen árabe

Que ver en Zuheros

El Castillo

El edificio más destacado de la villa es, sin duda, su castillo de origen árabe. En el que sobresale su imponente torreón, que domina todos los alrededores. El castillo se construyó a mediados del siglo XII y se ha convertido en el símbolo de Zuheros.

La fortaleza es visitable y aunque de muy pequeño tamaño, por la propia orografía del peñasco sobre el que se asienta, merece la pena subir, aunque sólo sea para contemplar las espléndidas vistas que se tienen desde la torre.

Ya bien entrado el siglo XVI y desaparecida toda amenaza musulmana en la península, los Fernández de Córdoba, dueños del castillo lo convirtieron en un palacete. Aunque apenas se conservan vestigios de aquel palacio de estilo renacentista, anexo al castillo.

Con el tiempo el castillo fue abandonado quedando en estado ruinoso. Hasta que se reconstruyó en gran parte en 1964.
Los señores de Zuheros levantaron también una espléndida casa señorial en el solar que en la actualidad ocupa el Hotel Zuhaira.

El anochecer en Zuheros

El anochecer en Zuheros

Rincones de Zuheros

Gran parte del encanto del pueblo reside en perderse por sus callejas sinuosas y deleitarse con sus casitas encaladas, bordeadas de tiestos con flores y plantas. Zuheros invita a recorrerlo con calma, a charlar con sus vecinos y a embelesarse con las vistas que regalan un puñado de miradores que hay en los contornos.

Las casas aparecen esparcidas por la montaña, adaptándose al terreno. Aquí han sido las rocas y peñascos quienes han dictado el urbanismo. No encontraremos aquí grandes avenidas, ni amplias plazas rectilíneas, pero si callejuelas estrechas y tortuosas cuestas que pueden esconder un bonito rincón a la vuelta de la esquina.

Zuheros es un magnífico ejemplo de la arquitectura tradicional andaluza, adaptada al clima y a la difícil orografía.

Junto al castillo encontramos la iglesia de los Remedios (aunque inicialmente consagrada a Santa María), levantada donde en su día estuvo la mezquita. El templo se comenzó a construir en 1590, aunque su aspecto revela reformas muy recientes. De su exterior destaca su elegante campanario rojizo, que aprovechó el alminar árabe que ya existía.

Una de las empinadas cuestas de Zuheros

Una de las empinadas cuestas de Zuheros

Mientras que en su interior podemos encontrar un retablo mayor barroco muy estimado por los zuhereños, ya que cobija a los dos patronos del pueblo: Nuestra Señora de los Remedios y San Matías.

En esa misma plazuela se sitúa el Museo arqueológico que contiene una modesta pero interesante colección de piezas recogidas en las inmediaciones. Destacan los hallazgos procedentes de la Cueva de los Murciélagos que fue habitada ya en época prehistórica. Aunque la pieza más sobresaliente es probablemente la escultura romana de un personaje con toga.

Miradores y Paseo Periurbano

Zuheros reserva algunas sorpresas más, puesto que no hay que irse sin asomarse a sus miradores.
El mirador de la Villa se sitúa casi a los pies del castillo, pero probablemente son más bonitas las vistas desde el mirador de las Escomillas. Desde aquí se tiene una panorámica espléndida de las paredes del Cañón por donde serpentea el río Bailón.

Cañón del río Bailón desde uno de los miradores

Cañón del río Bailón desde uno de los miradores

Junto a los miradores aparecen unas escaleras en fuerte pendiente que rodean al pueblo por su parte oeste, justo a los pies del castillo. El parque periurbano está cubierto sobre todo de olivos y resulta muy atípico ya que se pierde la noción de que se está apenas a unos metros del pueblo. El camino serpentea por la ladera de la montaña y atraviesa incluso un puente colgante, entre grandes rocas, que puede entusiasmar a los más pequeños, pero también espantar a los que sufran de vértigo.

Justo algo más abajo, pasa la Vía Verde del Aceite, que atraviesa la antigua ruta del ferrocarril Puente Genil- Linares. Ahora son los ciclistas y senderistas quienes utilizan el viaducto que salva el río Bailón a su paso por Zuheros.

A un kilómetro del pueblo, por la carretera que sube a la Cueva de los Murciélagos encontramos otro mirador en el que merece la pena detenerse. Se trata del mirador de la Atalaya (o del Cañón del Bailón) que ofrece una panorámica excepcional de Zuheros y también de la garganta del río Bailón.

Vista de Zuheros desde el Mirador de la Atalaya

Vista de Zuheros desde el Mirador de la Atalaya

Alrededores de Zuheros

La Cueva de los Murciélagos

En lo alto de la montaña, a unos 976 metros de altitud se sitúa la Cueva de los murciélagos, un enclave de gran valor geológico y arqueológico, que ofrece un interesante recorrido turístico de más de 400 metros.
(Solamente se permite hacer fotos en la la primera sala.)

La gruta de Zuheros se encuentra dentro de un complejo mucho mayor conocido como Geoparque de las Sierras Subbéticas, uno de los 15 Geoparques Mundiales de la UNESCO en España.

Las rocas calizas de las Sierras Subbéticas han sido esculpidas por el agua durante millones de años creando impresionantes relieves kársticos. Y de entre las más de 800 cavidades que se han contabilizado en el Geoparque, la Cueva de los murciélagos es quizá la más relevante de todas.

Las espectaculares formaciones de la Cueva de los Murciélagos

Las espectaculares formaciones de la Cueva de los Murciélagos (Foto: Junta de Andalucía)

En su interior podemos encontrar lugares de gran belleza como la sala del órgano. Aunque la formación más sorprendente es quizá la conocida como “El Espárrago”, una estalagmita de 4 metros de altura.

Son también muy interesantes los hallazgos arqueológicos que se han producido en esta cueva. En particular las pinturas rupestres que muestran de manera esquemática a cabras monteses. Así mismo, se encontró un esqueleto, fragmentos de vasijas y útiles pertenecientes al período Neolítico.

Parque Natural de las Sierras Subbéticas

Antes incluso de su declaración como Geoparque, la Junta de Andalucía ya había protegido esta zona en 1989, bajo la figura del Parque Natural de las Sierras Subbéticas. Esta reserva cubre más de 32.000 ha, en el corazón de esta comarca cordobesa.

Parque Natural de las Sierras Subbéticas

Parque Natural de las Sierras Subbéticas

Además de Zuheros, en los límites del parque se encuentran otras localidades de gran interés como Priego de Córdoba, Carcabuey o Cabra.
A parte de la conocida Vía verde del Aceite existen varias rutas senderistas que atraviesan algunos de los lugares más significativos del parque.

La ruta más conocida es posiblemente la del Sendero del río Bailón que recorre algunos de los parajes más bellos del parque desde la Ermita de la Virgen de la Sierra hasta Zuheros. El sendero tiene aproximadamente 12,8km de longitud (solo ida), su dificultad es media y atraviesa parajes con mucho encanto como Las Chorreras, unas pequeñas cascadas que se muestran en todo su esplendor tras las lluvias.

En esta zona existen imponentes cortados rocosos y bosques de encinas donde se cobijan numerosas rapaces como el buitre leonado, el halcón peregrino o el búho real.

El Hotel Zuhayra se encuentra en el centro del pueblo

El Hotel Zuhayra se encuentra en el centro del pueblo

Donde dormir

Una opción inmejorable para explorar Zuheros y sus alrededores es alojarse en el Hotel Zuhayra, situado en el centro del pueblo, a dos pasos del castillo y perfectamente integrado entre las casas encaladas.
Sus habitaciones son amplias y acogedoras y todas con vistas al exterior. Dispone también de un conocido restaurante donde es posible comer tanto en interior como en su estrecha pero agradable terraza.

Queríamos agradecer la amabilidad de Juan Carlos Ábalos del Hotel Zuhayra, que nos enseñó todos los rincones de este precioso pueblo.

Enlaces de interés:

Turismo de Zuheros
Destino Subbética Zuheros
Parque Natural Sierras Subbéticas
Los pueblos más bonitos de España: Zuheros

Zuheros esconde rincones mágicos

Zuheros esconde rincones mágicos

España (zona Sur):

Consejos para viajar por Viajar por España:

Andalucía:
Priego de Córdoba. El encanto del Barrio de la villa y el esplendor del Barroco cordobés
Lucena. Una ruta histórica por la antigua Perla de Sefarad
Carcabuey. Oleoturismo en el corazón de las Sierras Subbéticas de Córdoba
Zuheros, una atalaya en la sierra. Uno de los pueblos más bonitos de Andalucía

Canarias:
Santa Cruz de Tenerife imprescindible. Un paseo por sus calles, plazas y jardines

Castilla-La Mancha y Madrid:
Toledo, la ciudad de las 3 religiones y culturas. Iglesias, monasterios, sinagogas y mezquitas
La villa medieval de Pastrana. El legado de la Princesa de Éboli
Brihuega, villa amurallada y jardín de la Alcarria
Descubriendo la Sierra Norte de Madrid. Pueblos pintorescos y naturaleza agreste


Comparte en: