Uno de los pueblos más bonitos de Castilla León, gracias a su patrimonio histórico
La calle Real está llena de casonas medievales

La Calle Real está llena de casonas medievales

Comparte en:


Más allá de su preciosa capital y su famoso acueducto, la provincia de Segovia alberga algunos de los rincones con más encanto de Castilla León.

Localidades como Sepúlveda, La Granja y por supuesto Pedraza deberían aparecer en la ruta de cualquier viajero que recorriera el sur de la mayor comunidad autónoma de España.

La villa de Pedraza, desparramada sobre un cerro, es quizá la localidad más pintoresca de toda la provincia de Segovia y fue declarada Conjunto Monumental en 1951. No es de extrañar ya que pasear por sus callejas supone trasladarnos a unos cuatro siglos atrás, cuando los nobles castellanos y los ricos comerciantes de lana campaban por estas tierras.

Vista de Pedraza, donde se aprecia el recinto amurallado y el castillo

Vista de Pedraza, donde se aprecia el recinto amurallado y el castillo (Foto: Ignacio Ferre)

Aquí todavía podemos encontrar un recinto amurallado bien conservado, robustas casonas nobiliarias, un imponente castillo y una plaza mayor puramente castellana.

No resulta raro, por tanto, que esta villa medieval sea lugar habitual de rodaje de películas, anuncios y series de televisión. Por aquí han pasado Orson Welles o Christopher Lee y sus calles han servido de escenario a exitosas series de época como ‘Isabel’ o ‘Águila roja’.

Un poco de historia

Parece ser que aquí existió un asentamiento celtibérico y posteriormente un poblado romano. Pero no es hasta mucho después, en la Edad Media que se tienen documentos que citen la villa de Pedraza.

En la segunda mitad del siglo XI el rey Alfonso VI conquistó vastos territorios a los musulmanes entre los ríos Duero y Tajo, incluyendo la importante ciudad de Toledo en 1085. Y para fomentar la repoblación de aquellas tierras se constituyeron las llamadas comunidades de villa y tierra, que surgieron casi de punta a punta del Reino de Castilla.

Murallas de Pedraza cerca de la Puerta de la Villa

Murallas de Pedraza cerca de la Puerta de la Villa

La actual institución de la Comunidad de Villa y Tierra de Pedraza (que engloba a 18 pequeños municipios) todavía existe y es heredera de aquella que surgió hacia el 1100.

A finales del siglo XV la villa pasó a manos de la familia Fernández Velasco, Duques de Frías y Condestables de Castilla. Dando comienzo al periodo de mayor esplendor de Pedraza, debido sobre todo al comercio de la lana de ovejas merinas y de tejidos de calidad. La mayoría de palacetes y casonas nobles de la villa, pertenecen por ello a los siglos XVI y XVII.

La lana castellana generaba gran riqueza en esta región ya que se exportaba a los centros de la industria textil más importantes de Europa, esto es, Brujas, Amberes o Florencia.

Sin embargo, la crisis ganadera de las centurias siguientes golpeó duramente a la villa castellana, provocando una importante migración de la población. Muchos de los inmuebles quedaron abandonados, hasta que con el auge del turismo y la compra de las segundas viviendas (desde los años 70) Pedraza recuperó parte de su antiguo lustre.

La calle Hontanillas sirvió de escenario para la serie 'Isabel'

La calle Hontanillas sirvió de escenario para la serie ‘Isabel’ (Foto: Lorenmart)

Como llegar a Pedraza

En la actualidad, Pedraza es durante la semana una apacible aldea de apenas 350 habitantes censados. Que, sin embargo, se convierte casi todos los fines de semana en un hervidero de visitantes en busca de su atractivo ambiente medieval y su excelente gastronomía. No en vano se encuentra a tan sólo 1:30h de grandes ciudades como Madrid o Valladolid.

Por ello, merece la pena visitarla entre semana, si es posible, para poder pasear por ella con tranquilidad y disfrutar sin aglomeraciones de sus bonitos rincones. Aunque quizá nos encontremos con algunas de sus tiendas y tabernas cerradas, ya que viven fundamentalmente del turismo de fin de semana.

La Puerta de la Villa es la única entrada a Pedraza

La Puerta de la Villa es la única entrada a Pedraza

La mejor manera de llegar a ella es, desde luego, en vehículo privado. Pedraza está a muy cerca de la carretera nacional N-110 que recorre todo el sur de la provincia de Segovia de lado a lado. La distancia desde Valladolid es de 114km, desde Madrid es de unos 120km y desde Bilbao 320km.

Una vez a los pies de la villa, existe un aparcamiento más o menos destartalado que se llena todos los fines de semana y acaba desbordando los arcenes de la carretera. Por lo que conviene llegar temprano. No es recomendable acceder al pueblo ya que las calles son muy estrechas y sinuosas y los estacionamientos finitos.

De hecho, para preservar la belleza del pueblo, el ayuntamiento debería prohibir, en fin de semana, el acceso a los vehículos que no fueran de los vecinos o de huéspedes de los alojamientos rurales.

También es posible acercarse a Pedraza en transporte público, aunque precisa llegar antes a la ciudad de Segovia y en día laborable. En realidad, este servicio está pensado para ser utilizado por los propios segovianos más que para turistas.

La línea regular Segovia-Duratón-Sepúlveda tiene parada en el pueblo de Pedraza únicamente martes y viernes. Para mayor seguridad puede consultar con la empresa Linecar responsable de esta línea.

Pedraza posee una arquitectura tradicional de gran interés

Pedraza posee una arquitectura tradicional de gran interés

Visita a Pedraza

La puerta de la Villa y la calle Real

Al pueblo se llega a través de una enroscada carretera que permite contemplar parte de la antigua muralla y que muere en la Puerta de la Villa, único acceso al lugar. Este robusto arco se encuentra coronado por el blasón de los Duques de Frías y cuenta con dos portones de madera que antaño se cerraban por la noche para protegerse de los maleantes.

Tras atravesar la profunda puerta, se encuentra a un lado la antigua cárcel medieval, que conserva todavía sus siniestras mazmorras, habilitadas como museo para quien quiera adentrarse en su oscura historia.

Desde allí se pueden tomar tres calles, aunque la más sugerente es la de en medio, llamada la calle Real. Y es que esta vía principal se encuentra jalonada de antiguas mansiones que conservan todavía en sus fachadas los escudos de las familias nobles que las habitaron. Una de las más singulares es la conocida como Casa Pilatos, con un bonito balcón esquinero y que fue de la familia Ladrón de Guevara.

Plaza Mayor de Pedraza (Foto: Santiago López Pastor)

La Plaza Mayor

La calle Real desemboca en la amplia plaza Mayor, sin duda, una de las plazas castellanas más hermosas, pese a su aire desordenado y la ausencia de un plan urbanístico.

Los edificios que flanquean esta plaza irregular, algunos de ellos algo maltrechos y otros convertidos en tabernas, pertenecen a distintas épocas y estilos, pero le confieren al conjunto de una rara armonía.

Destacan en dos de sus costados, las preciosas casonas con soportales, cuyos fustes y capiteles se cree que proceden del propio castillo de la villa.

En un rincón de la plaza está el menudo Ayuntamiento rematado por un reloj. Y sobre él se alza la enorme torre de la iglesia de San Juan Bautista, único vestigio románico de este sobrio templo reconstruido siglos después. Bajo la torre, un angosto pasaje da paso al ábside y a una plazuela encantadora mucho menos transitada.

Castillo de Pedraza

La calle mayor conecta la Plaza mayor con el castillo

La calle mayor conecta la Plaza mayor con el castillo

El Castillo de Pedraza

La calle Mayor conecta directamente la iglesia con el castillo de Pedraza, construido en el borde mismo del barranco.

Una gran explanada da paso a esta imponente fortaleza, que destaca más por la longitud de sus recios muros que por su altura.

Construido originalmente, según parece, en el siglo XIII fue rehecho posteriormente por sus moradores, entre ellos los Fernández Velasco. De esa época data la elegante portada con arco ojival, que se cierra con un belicoso portalón de álamo negro cubierto de pinchos y clavos.

Tras el lienzo de la muralla sobresale la robusta y cuadrada torre del homenaje, donde el pintor Ignacio Zuloaga habilitó su casa y su estudio tras comprar este castillo en estado casi ruinoso en 1925.

El castillo fue muy reformado y aunque su interior recuerda ya poco a una fortaleza medieval no hay que irse sin verlo. Sobre todo, para subir a lo alto de sus murallas y admirar el espléndido panorama que ofrece. La visita incluye también el pintoresco patio ajardinado y el pequeño museo de Ignacio Zuloaga, uno de los grandes pintores del siglo XX.

La Plaza Mayor de Pedraza se llena de visitantes los fines de semana

La Plaza Mayor de Pedraza se llena de visitantes los fines de semana

Donde dormir

Pese a que la visita a Pedraza suele ser hacerse a menudo en una escapada de ida y vuelta en el mismo día, merece la pena hacer noche en este enclave segoviano. Mucha gente se acerca a este pueblo los fines de semana con buen tiempo, pero si uno se hospeda aquí puede disfrutar de las primeras horas y del atardecer sin el bullicio de las horas centrales.

Además, Pedraza puede servir de base de operaciones para visitar otros bonitos pueblos de la zona como Sepúlveda, Riaza o Turégano.

El Bulín de Pedraza es, sin duda, una de las mejores opciones. Tiene dos casas rurales preciosas, una La Casa del Panadero justo al lado de la Plaza Mayor.

Y la otra la Casa del Serrador es un edificio emblemático del siglo XVII rehabilitado situado en la misma calle Real junto otras importantes casonas nobles.

Enlaces de interés:
Segovia un buen plan
Turismo de Segovia. Pedraza
Ayuntamiento de Pedraza

Escudo de los Fernández Velasco en los muros del castillo

Escudo de los Fernández Velasco en los muros del castillo (Foto: Jordi Gamón)

Guías de Viaje por España:

Consejos para viajar por España:

Andalucía:
Priego de Córdoba. El encanto del Barrio de la villa y el esplendor del Barroco cordobés
Lucena. Una ruta histórica por la antigua Perla de Sefarad
Carcabuey. Oleoturismo en el corazón de las Sierras Subbéticas de Córdoba

Canarias:
Santa Cruz de Tenerife imprescindible. Un paseo por sus calles, plazas y jardines

Castilla y León:
Los pueblos más bonitos de León. Molinaseca y otras aldeas del Camino de Santiago
Villa de Sepúlveda. Una pintoresca ciudad medieval en Segovia
Pedraza, una hermosa villa medieval en la provincia de Segovia

Castilla-La Mancha y Madrid:
Toledo, la ciudad de las 3 religiones y culturas. Iglesias, monasterios, sinagogas y mezquitas
La villa medieval de Pastrana. El legado de la Princesa de Éboli
Brihuega, villa amurallada y jardín de la Alcarria
Descubriendo la Sierra Norte de Madrid. Pueblos pintorescos y naturaleza agreste

Galicia:
Santiago de Compostela. Una ciudad de piedra e historia
Lugo, la antigua Roma reconquista la ciudad en el Arde Lucus
Una ruta por A Coruña, una ciudad abierta al mar
Costa Ártabra. Los acantilados y faros más bellos de Galicia
Entre la Costa da Morte y las Rias Baixas. Muros, Carnota y Ézaro
Recorriendo la Costa da Morte. De Muxia a Camariñas


Comparte en: